Antídotos para gestionar incertidumbre

Antídotos para gestionar incertidumbre

Tenemos varias vacunas para ello dependiendo de la causa principal de contagio deberemos hacer nuestra formula personalizada incluyendo algunos o todos según el caso en cuestión, y así poder erradicar de nuestras vidas las emociones DES y vivir de una manera más activa y positiva.

ACEPTAR LA INCERTIDUMBRE

Estamos acostumbrados a tener todo bajo control, con una estabilidad y así nos sentimos seguros y cuando aparece algo que nos rompe este esquema perdemos esa seguridad.  Hay que aceptar que la vida es un constante flujo de cambios, nada es estático y siempre aparecerán situaciones de incertidumbre, cuando esta aparece debemos tomarla como una señal de que necesitamos adquirir nuevas herramientas para afrontar el reto que la vida nos esta planteando. Para transitar la debemos reforzar nuestra confianza que todo se resolverá de la misma manera que en ocasiones anteriores, aunque no sepamos en ese momento como, y valentía para andar por ese nuevo territorio que nos ha aparecido en nuestras vidas.

VISUALIZAR LAS OPORTUNIDADES

Tras empezar a recorrer ese camino de incertidumbre debemos ver el problema como una oportunidad de mejora en nuestra vida. Asumir que tenemos la responsabilidad de decidir en nuestra vida, quizás el suceso no lo podemos elegir, pero si la actitud que tomamos frente a él, decidir asumir el papel de líder de nuestra propia vida y ver las oportunidades tan maravillosas que se despliegan ante nosotros con total libertad de elección.

GESTION DEL SENTIDO

Debemos entender y dar sentido a las cosas y sucesos que tenemos en nuestra vida, ¿tiene sentido esto que hacemos? ¿están alineadas nuestras acciones con la esencia de quienes somos realmente y nuestros valores personales? Debemos valorar la situación con integridad y resiliencia, actuando desde la coherencia, pensando objetivamente para dar el sentido y actuar con motivación, confianza, valentía, responsabilidad explorando el nuevo territorio que nos toca recorrer.

GESTIONAR LOS INTANGIBLES

Aprender de la vida con respeto y autonomía es fundamental para poder tener fortaleza frente el cansancio moral. Aprender a tolerar que no todos son como nosotros, a crear vínculos de calidad es por ello tan importante prestar especial atención en la educación de los mas pequeños, propiciando ambientes de tranquilidad, respeto, alegría, creación por que asi crecen con estos valores inculcados y en la edad adulta tendrán ya un ingrediente de esta vacuna integrado.

GESTIONAR LOS SIGNIFICADOS

La palabra puede tener muchos significados según como se diga ya que se trasmiten muchas emociones en ella, una misma palabra la podemos recibir de una forma u otra según con el tono que se diga. Es por ello dar la importancia que tiene a la palabra, unas pueden abrir heridas y otros caminos. No hay que dar nada por hecho en cuanto a la palabra, es importante prestar atención a lo que digo y lo que no. Y lo mas importante consensuar significados ya que quizás no son los mismos para cada uno de nosotros. Debemos disminuir niveles de soberbia y egoísmo y fomentar la paz y respeto con nuestras palabras.

GESTIONAR LAS OFENSAS Y AGRESIONES

A diario estamos expuestos a conflictos de diferentes niveles, peleamos los unos con los otros, luchamos para dominar o acaparar recursos, territorios incluso personas. Debemos aprender aceptar de corazón las diferencias entres los unos y los otros, los errores, rechazar el perfeccionismo, y saber gestionar las ofensas, así como aprender a protegernos de las agresiones que podamos sufrir. Aprender a perdonar y reconciliarnos es un camino por que todos debemos transitar en algún momento de nuestras vidas si o sí.

LIDERAR DESDE LA AUTORIDAD MORAL

Aprender a liderar incluso nuestra propia vida basándonos en nuestro eje Pensamiento-Emocion-Accion, teniendo así la integridad necesaria junto a la valentía para poder movilizarnos hacia la acción coherente, evitando la sumisión conectando con nuestra verdadera esencia para poder dar una respuesta pacifica frente a un reto en vez de violenta. Teniendo siempre una actitud de humildad y siendo ejemplo a a seguir como por ejemplo de nuestros hijos, ya que tenemos que liderarlos desde el amor, respeto, confianza y libertad.

CRE-ACCIONAR

Ante un reto debemos mostrar mas que nunca nuestra fuerza de voluntad para poder buscar soluciones creativas, comprometiéndonos son nosotros mismos y el entorno. Gestionar el sentimiento de impotencia que se nos puede generar en algunas ocasiones, relativizar la situación y sabiendo que podemos hacer mas de lo que muchas veces pensamos. Pequeñas acciones pueden ser grandes si son mantenidas en el tiempo con compromiso sólido y no gaseoso, cumpliendo mi parte con voluntad y perseverancia sin rendirme, independientemente de los demás implicados.

GESTIONAR EL SUFRIMIENTO

Nadie es ajeno al sufrimiento, nos rodea por todas partes y a pesar de ello, nadie nos ha enseñado a gestionarlo, sino que hemos tenido que aprender por nuestra cuenta. Y para ello la forma más común ha sido desoírlo, taparlo con distracciones mundanas, reprimirlo o ignorarlo. Pero este esta y lo hemos sentido, aunque no lo hayamos querido ver y a la larga nos toca enfrentarlo sino queremos acabar disociados por completo de nosotros mismos. Debemos aprender a incrementar la generosidad y compasión incluido con nosotros mismos. Aprender a empatizar y cultivar ternura en nuestras vidas.

TRANSFORMAR EL DESTINO EN DISEÑO

Aprender a transformar nuestra mentalidad de limitación y crear nuestro destino una vez trasformadas esas limitaciones que nos han condicionado. Dejando de lado la pasividad para tomar acción haciéndonos responsables de nuestras vidas. Conectándonos a la gratitud y alegría para poder crear el destino que realmente queremos en nuestra realidad.

Todos estos ingredientes nos pueden ayudar a confeccionar nuestra propia vacuna personal para quedar inmunizados frente este virus, y si algún día vuelve aparecer en nuestras vidas debemos recordar que en su día ya fuimos vacunados y podemos recordar esa dosis para volver a inmunizarnos frente él.